Este sitio utiliza cookies

Utilizamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funcionalidades de redes sociales y analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso que usted hace de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis, que pueden combinarla con otra información que usted les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que usted hace de sus servicios.

Guía de cómo usar los pedales del coche

Poster image
Coches eléctricos

Puedes pensar que poco te queda por saber sobre cómo usar los peales de coche si ya conoces lo básico: a la izquierda el embrague, a la derecha el acelerador y en el centro el freno.

Pues bien, para llevar un coche solo necesitas controlar estos aspectos a nivel teórico y práctico.

Para ahorrar en combustible y en visitas al taller necesitas más conocimientos.

¿Sabías, por ejemplo, que los nuevos coches híbridos y eléctricos no llevan embrague?

Aunque es una pieza que con los años va a caer en desuso, es probable que tu coche actual lo siga llevando y también te daremos consejos para que lo uses adecuadamente, evitando su desgaste.

Freno

Las pastillas y los discos de freno son elementos que sí o sí vas a tener que cambiar alguna vez durante el tiempo que tengas tu coche.

Y a no ser que contrates un renting con Emotion y tú no pagues estos repuestos, te toca pagar de tu bolsillo el desgaste de pastillas y discos.

Ten en cuenta que tu seguridad depende de tenerlos en buen estado, así que seguir los consejos que vienen a continuación te ayudará a mantenerlos más tiempo:

  • Cuando tengas que frenar, hazlo progresivamente. Evita las frenadas bruscas a no ser que sea necesario, pisa el freno de forma suave aunque recorras más metros hasta detenerte.
  • Utiliza el freno del motor. Si vas en cuarta y tienes que detenerte del todo, no dejes el coche en punto muerto esperando a los últimos metros para frenar. Ve reduciendo marchas notando cómo el coche se va reteniendo (sin presionar el pedal del freno) cada vez que levantas el pie del embrague.

frenada regenerativa

Imagen: insideevs.com

Como en Emotion estamos especializados en coches híbridos y eléctricos y es posible que tu próximo coche tenga esta tecnología, apúntate en qué consiste la frenada regenerativa.

Con este sistema los coches convierten la energía cinética de la frenada en energía que va directamente a la batería del vehículo.

Es decir, que cuando frenas recuperas autonomía en tu coche híbrido o eléctrico.

El freno regenerativo tiene varios niveles de intensidad y puedes configurarlo a tu gusto para que se active en cuanto sueltas el pie del acelerador.

Acelerador

El pedal del acelerador es el que tiene mayor impacto sobre el consumo.

Si te gusta ir a la máxima velocidad que te permite la vía por la que circulas, llegarás a tu destino antes pero también gastarás más en combustible.

Para que te hagas una idea, circular a 140 km/h (no deberías) supone gastar en torno a un 15% más de gasolina o diésel que si fueras a 120 km/h.

O lo que es lo mismo, pagas casi 2 € más por cada 100 kilómetros que recorres.

Los acelerones bruscos también disparan el consumo, así que ahórratelos.

Es cierto que los coches de combustión consumen menos a velocidades cercanas a los 100 km/h que a 40 o 50 km/h.

Esto está directamente relacionado con el par máximo del motor y explicarlo sería entrar en temas de ingeniería mecánica, pero quédate con que siempre debes elegir la vía que te permita ir a una velocidad próxima a los 100 km/h.

carretera con señal de máximo 100 km/h

Imagen: autopista.es

Embrague

Otra pieza que se desgasta y cuyo recambio, si es total, supera los 1.000 € de sobra.

Alargar la vida útil del embrague es tan sencillo como tener en cuenta esto:

  1. Si no es necesario pisarlo, no lo pises. Es un hábito común en conductores novatos lo de andar pisando el embrague para que el coche esté siempre bajo control, pero hay que ir perdiendo esta costumbre porque reduce los años de vida del embrague.
  2. Písalo a fondo cuando cambies de marcha. Aunque cada embrague tiene “su punto”, acostúmbrate a pisarlo del todo antes de cambiar de marcha.
  3. Suelta poco a poco y acelera cuando veas que las ruedas empiezan a moverse. Si aceleras antes, el embrague se desgasta.

Todos estos consejos te ayudarán a ser más eficiente con tu coche.

Además, ahorrarás en visitas al taller y tendrás más dinero disponible cuando necesites cambiar de coche.

Llegado el momento, cuenta con Emotion para pasarte al renting sostenible y ahorra todavía más con un coche híbrido o un 100% eléctrico.

Contáctanos